Diferentes tipos de impresoras

By Fernando Fuentes

majo.chavez

En el mundo de la impresión 3D existen diferentes tecnologías de impresión, a continuación, explicaremos como funciona cada una de ellas.


Impresoras 3D por Estereolitografía (SLA)

Consiste en la proyección de un haz de luz ultra violeta (UV) hacia una resina liquida que se encuentra en una tina. Cuando la resina es expuesta a la luz UV esta se hace sólida.

Una base es introducida a la tina con resina, se proyecta el haz de luz solidificando la resina, haciendo que esta primera capa se pegue a la base. La base se levanta un poco y se proyecta una segunda capa del objeto que se está imprimiendo. Este proceso se repite varias veces hasta terminar la pieza.



Impresoras 3D de Sinterización Selectiva por Láser (SLS)

Ésta tecnología utiliza un láser para imprimir los objetos 3D. Es similar a la impresora SLA, sólo que el material que utiliza es en polvo. El láser se impacta en el polvo fundiendo el material haciendo que éste se quede sólido.




Impresión por deposición de material fundido (FDM)

Ésta tecnología consiste en depositar pequeñas capas de material fundido, el material inicialmente se encuentra en estado sólido, es expulsado por una boquilla que a su vez se calienta para fundir el material.

Ésta tecnología en la actualidad es una de las más utilizadas, ya que es más comercial por su costo tan bajo y por la variedad de posibilidades en cuestión a materiales con los que se puede imprimir. La calidad de impresión es buena pero no se puede comparar con los resultados de una impresora SLA o SLS.

Esta tecnológica cuenta con un cabezal extrusor que se mueve en los ejes “X”, “Y”, “Z”; este cabezal está alimentado por filamento, por lo general es PLA o ácido poliláctico que es un material biodegradable y puede ser creado a base de cultivos de maíz. El otro filamento que generalmente es usado es el ABS o Acrilonitrilo Butadieno Estireno, reconocido por su alta resistencia al impacto y por su uso en juguetes LEGO; a diferencia del PLA este no es Biodegradable y su olor puede llegar a ser tóxico en altas cantidades. Es recomendable trabajar con ABS en áreas ventiladas.

La temperatura para imprimir con PLA ronda entre los 180°C a 215°C, y del ABS está entre los 200°C a los 240°C.




La extensa gama de posibilidades de la impresión tridimensional ha abierto una puerta de revolución manufacturera en donde se facilita la forma de hacer las cosas. Cada forma de impresión en 3D tiene sus ventajas y desventajas, pero en general es una opción muy viable para realizar modelos y una herramienta que está incrementando su popularidad en diversos campos científicos y tecnológicos.